Si existe una simbiosis perfecta de distintas tecnologías, la de Inteligencia Artificial, la automatización de procesos con robots de software (RPA) y el análisis de datos parece estar llamada a liderar los procesos de transformación durante este 2020.

Así, la unión de estas tres tecnologías comienza a situarse en el foco de atención de empresas de todo el mundo, que ven en ella el camino perfecto hacia la transformación eficiente de sus procesos de negocio y el incremento de su rendimiento.

No en vano el 60% de los CEOs españoles está apostando ya por la Inteligencia Artificial en la automatización de sus procesos, según el último CEO Outlook, un informe realizado por la consultora KPMG.

En él además se recoge cómo las tecnologías basadas en Automatización Inteligente de procesos ofrecen grandes oportunidades para transformar los modelos de negocio de sus organizaciones y lograr un mayor rendimiento, ventajas de las que cada vez son más conscientes los CEOs de todo el mundo.

Aunque es cierto que todavía no son tecnologías que se estén adoptando de forma masiva, las oportunidades que brinda la Automatización Inteligente para ejecutar tareas repetitivas y mecánicas, permitiendo a los empleados centrarse en funciones de mayor valor añadido, hacen que cada vez sean más las compañías que deciden apostar por la combinación de RPA (Robotic Process Automation) e IA.

De hecho, si nos fijamos en EEUU, allí incluso el 73% de los CEOs se muestra convencido de que la Inteligencia Artificial creará puestos de trabajo en lugar de destruirlos, una de las clásicas críticas a las tecnologías de automatización.

1 de cada 4 directivos apuesta por la tecnología RPA

El papel de la tecnología como habilitador de la transformación de las empresas no deja de tomar protagonismo.

Concretamente, según apunta el informe Perspectivas España 2020, el 55% de los directivos y empresarios consultados afirma que el grueso de sus inversiones este año irá destinado a herramientas tecnológicas.

Las herramientas orientadas a la analítica de datos aparecen como la primera opción de inversión tecnológica, según apunta el 68% de los directivos, seguida de los sistemas y aplicaciones en la nube (39%).

Y, tras ellas, la tecnología Robotic Process Automation (RPA), de la que uno de cada cuatro directivos de nuestro país ya señala como estratégica para su negocio por su enorme utilidad para la automatización de tareas.

Informe Perspectivas España 2020, de KPMG.

“Una analítica de datos financieros que aproveche las capacidades que proporcionan las herramientas tecnológicas (RPA, Inteligencia Artificial, etc.), como ya estamos aplicando en la auditoría, aporta a la empresa múltiples ventajas tanto en la eficiencia y robustez de su control interno como en el acceso al mercado con información más detallada y prospectiva. Una mejora en la cultura de análisis de datos se traducirá en una percepción de mayor confianza de los inversores y otros grupos de interés”, afirma Borja Guinea Socio responsable de Auditoría de KPMG en España.

Automatización de procesos e IA, combinación ganadora

Sin duda, son cada día más, las compañías que descubren las ventajas de la tecnología RPA en su día a día. A la automatización de procesos repetitivos y, con ello, la liberación de trabajadores y tiempo a tareas de mayor valor, tal vez su beneficio más conocido, se añaden poco a poco otros.

Y es que la tecnología RPA no sólo mejora el proceso haciéndolo automático sino que también mejora la escalabilidad y flexibilidad, ahorrando tiempo y recursos para ello.

Pero, además, una de las claves de automatizar este tipo de procesos es que se puede auditar y monitorizar para ver dónde se están produciendo los fallos en todo momento y así corregir cualquier error. Unos beneficios que, combinados con la Inteligencia Artificial, se multiplican exponencialmente.

Una suma de fuerzas que permite nuevos modelos de negocio, nuevos servicios y aplicaciones.

“La inteligencia artificial, combinada con el análisis avanzado de datos y las soluciones cognitivas, están habilitando una nueva generación de automatización inteligente que está cambiando la naturaleza del trabajo y la calidad de los servicios”, explica Eva García, socia responsable de Análisis de Datos e Inteligencia Artificial de KPMG en España.