Según un estudio recientemente publicado por Gartner (10 strategic technology trends for 2020) donde enumera las 10 principales tendencias tecnológicas para 2020, nos encontramos  que en el primer puesto de la lista está la hiperautomatización, un nuevo concepto que va más allá de la automatización o el uso de tecnología para ejecutar tareas manuales repetitivas que hacen las personas.

La hiperautomatización se entiende como la “automatización de cualquier proceso empresarial que se pueda automatizar” utilizando una combinación de RPA y otras tecnologías avanzadas complementarias como Inteligencia Artificial o Machine Learning que potencian su eficacia y que permiten abordar procesos más complejos y aumentar las capacidades de los humanos.

La hiperautomatización también se refiere a una sofisticación de la automatización en el sentido de que se pueda entender, analizar, diseñar, medir, monitorizar así como predecir las mejores acciones y respuestas.

La hiperautomatización puede ser la solución para la continuidad de algunos negocios ante la escasez de talento, la necesidad de buscar la eficiencia, de ser más competitivos y la expectativa de poder hacer más con menos. Los robots de software no han llegado para quitarnos el puesto de trabajo, han llegado para promocionarnos permitiéndonos hacer tareas más complejas y en las que se requiera inteligencia emocional, creatividad, interpretación de resultados o el juicio humano para gestionar excepciones.

Por último y según Gartner, la hiperautomatización también puede llevar al desarrollo dentro de la organización de un gemelo digital, réplica virtual de un sistema real que permite conceptualizar y visualizar cómo interactúan procesos, funciones e indicadores de rendimiento para adelantarse a posibles problemas y experimentar sin correr riesgos antes de hacer cambios o mejoras.

¿Qué empresa rechazaría la posibilidad de ejecutar procesos de negocio de cinco a diez veces más rápido, sin errores y con un promedio de un 40% menos de personas?

Esto es precisamente lo que permite la hiperautomatización, una disciplina que una vez incorporada en el negocio puede optimizar el crecimiento del mismo:

  • Reduciendo el esfuerzo humano ejecutando gran volumen de transacciones en un tiempo muy reducido
  • Reduciendo el riesgo del error humano y aumentando la calidad y precisión
  • Mejorando la calidad de los puestos de trabajo eliminando tareas repetitivas y tediosas que no aportan valor
  • Incrementando la productividad y la competitividad

Con la hiperautomatización, cualquier proceso empresarial que pueda beneficiarse de la automatización, será automatizado en un futuro cercano.